l Home l Quienes somos? l Productos l Fotos l Videos l Artículos l Hojas técnicas l Contáctenos l
     
 

Entrevista realizada por la revista:
Laboratorios y proveedores


Editorial Emma Fiorentino Publicaciones Técnicas S. R. L

Fecha de publicación: Julio - Agosto 2006

   
 

Arce y Asociados S.A.


“Una compañía de ingeniería
  con capacidad de
manufactura especializada”



 
 

El fundador de la empresa y actual presidente de la misma, Ing. Luis M. Arce, explica cómo se desarrollaron sus actividades y el nivel de calidad alcanzado, en una entrevista  exclusiva para Editorial Emma Fiorentino, en la que estuvo acompañado por los Señores Eduardo Zanetti y Gabriel Giacopuzzi, Directores de Arce y Asociados S.A.
 
   
  - Lic. Emma Fiorentino: ¿Cómo empezó sus actividades Arce y Asociados?
- Ing. LUIS M. ARCE: La empresa nació hace 48 años debido a la inquietud de un usuario que quería una cámara desarmable que había visto en Estados Unidos. Entonces improvisamos una prefabricación con paneles que fueron los primeros de su tipo construidos en Argentina. Esa cámara fue elaborada en una forma muy precaria, para un cliente que es amigo nuestro, quien la aceptó diciendo: “bueno, yo soy un conejito de las Indias, si las cosas andan bien, fenómeno, si no, te pago los materiales sin ninguna queja”. Había por cierto un conocimiento previo, pues yo había hecho trabajos en su planta, que no eran cámaras, pero que habían generado confianza conmigo. Así que hicimos esa primera cámara que salió muy bien, pese a los dispositivos rudimentarios que utilizamos, porque no íbamos a gastar en una infraestructura costosa y que, además, nos iba a llevar demasiado tiempo. Después de esta cámara, empezamos a perfeccionarnos e hicimos la línea, a partir de ahí, fuimos los que produjimos en Argentina la cámara de poliuretano inyectada con un sistema propio. Y, como en todos los lugares del mundo, los pioneros son los que hacen el trabajo duro, son los que aran la tierra, los demás vienen atrás y no les toca vender ideas. Yo fui el primero que vendió a supermercados en Argentina y tuve que responder preguntas insólitas como, por ejemplo: “¿y si alguien escupe adentro?” Tuvimos que convencer a la gente que nuestro panel era estructural y reemplazaba a la mampostería; habitualmente nos preguntaban por una cámara de 3 x 3, porque se pensaba en las dimensiones estándar de una habitación. Para vender una cámara había que convencer al cliente, lo que resultaba bastante difícil. Hoy, es una alternativa, que podrá gustarle o no. Al cabo de un tiempo, nos dimos cuenta de que, cualquiera fuese el tipo de cámara siempre sus fabricantes necesitaban una puerta, y empezamos a vender puertas especiales para las cámaras, llegando a ser la empresa que mayor cantidad de puertas especiales para cámaras hacía en Argentina. Entonces, a medida que fue aumentando la cantidad, hicimos toda una serie de formas especiales para conectar a mampostería y… seguimos vendiendo cámaras. Hoy tenemos cámaras, por ejemplo, en el centro de distribución de Cresta Roja, que tiene 100 metros de largo por 70 de ancho por 12 metros de altura, y más de 50 puertas.

- E.F.: ¿Cuándo hicieron esa obra?
- Ing. LUIS M. ARCE: Hace dos años. Es importante señalar que hoy todas las cámaras grandes y la mayoría de las medianas son de sistema prefabricado y nuestra empresa tiene un neto liderazgo en la ingeniería de su fabricación y del montaje. Porque hacer una cámara no es poner un panel al lado del otro. En los paneles se distinguen las siguientes características:
• Capacidad térmica, es decir, en función de la diferencia de temperatura se puede colocar un determinado espesor de aislación.
• Exactitud dimensional para permitir un adecuado armado.
Nosotros estamos haciendo edificios, por lo general no estamos construyendo cámaras adentro de un galpón: por lo tanto, nuestra estructura está expuesta a la acción del viento, a la lluvia, a las dilataciones térmicas, es decir que debe resistir los mismos esfuerzos que un edificio común. Aunque la prefabricación tiene ciertas ventajas respecto al sistema constructivo tradicional: sus paredes tienen menos espesor y ocupan por esto menor espacio en planta; es más liviana; de alguna manera tiene características antisísmicas (existen antecedentes de cámaras similares a las nuestras ubicadas justo en la falla de San Andrés, en California, que soportaron sin daños los fuertes sismos recientes).

- E.F.: ¿Realizan la ingeniería completa de las cámaras y construyen el edificio completo con todas las demás dependencias?
- Ing. LUIS M. ARCE: Nosotros realizamos todos los trabajos de ingeniería, proyectamos y podemos entregar un edificio llave en mano. Con nuestro sistema constructivo prefabricado podemos construir obras civiles.

- E.F.: ¿De qué material son los paneles?
- Ing. LUIS M. ARCE: Los paneles son de chapa blanca, la misma que se usa actualmente para las heladeras o las cocinas, con una pintura muy buena que impide la corrosión con una aislación en poliestireno o poliuretano, cuyo espesor es el adecuado para que la conducción calórica, en función de la diferencia de temperatura, sea la que corresponde a fin de que no sea un despropósito económico. Cuando ese panel se solicita al viento, puede deformarse, entonces hay que tener todos los elementos de cálculo para verificar que eso no ocurra.

- E.F.: ¿Cuál es el criterio para usar poliuretano o poliestireno como material de aislación?
- Ing. LUIS M. ARCE: Hace poco di una charla en un congreso de frío que hubo en Buenos Aires y aproveché para discutir unos cuantos temas, entre ellos justamente si era mejor el poliestireno o el poliuretano. Mi posición al respecto es que tanto un material como el otro son – usados correctamente – absolutamente iguales. La real comodidad es para el fabricante, no para el usuario. Como el poliuretano viene líquido en tambores, se lo expande en el mismo taller que produce los paneles, mientras que el poliestireno viene en estado sólido y se debe depender de su productor. La organización para hacer paneles de poliestireno es diferente de la necesaria para el poliuretano, es más complicada y costosa, especialmente para quienes trabajan en pequeña escala.

- E.F.: ¿Qué productos han ido agregando a los antes mencionados?
- Ing. LUIS M. ARCE: Hemos desarrollado una línea de abatidores, cámaras especiales para enfriar rápidamente una comida cocida. En Italia, por ejemplo, hay una compañía dedicada exclusivamente a la fabricación de abatidores, en Argentina no se puede encarar el tema de esa manera y para nosotros es una diversificación de un mercado que es panelería, ingeniería y equipamiento frigorífico. En nuestro país no se puede vivir fabricando congeladores discontinuos, el caso de las morgues es la misma historia, no hay una firma que se pueda dedicar 100% a trabajar en este rubro. Para sobrevivir en Argentina y creo que ése ha sido nuestro punto, se debe encarar una empresa muy diversificada, como la nuestra: hacemos o compramos panelería, proyectamos, hacemos puertas para nosotros mismos, construimos niveladores y bocas de carga.
Con esa misma variante una morgue es una cámara, con un sistema muy especial de deslizamiento de bandejas. Son, pues, todas versiones muy particulares de un sistema y nada más.
Lo mismo ocurre con las cámaras de estabilidad, producto que aquí se había importado; un importante laboratorio nos pidió una, nosotros la hicimos, superando los problemas iniciales de puesta a punto y la entregamos a un precio que era el 50% del que tenía el producto japonés; debido a la calidad de nuestro producto el mismo cliente nos adquirió una segunda cámara y al poco tiempo otro laboratorio líder nos encargó otra.
Hace un tiempo vine de Estados Unidos con el tema de áreas limpias prefabricadas, pues las que existen aquí no son prefabricadas. La primera área limpia que fabricamos fue de clase 10.000, que dio mucho más bajo que lo estipulado, 7.000 y una composición de partículas que validan estas cámaras superior a la estipulada. Luego construimos otra, con una instalación para recuperar el jabón que funcionó muy bien.

- E.F.: ¿Qué porcentaje de clientes repiten sus pedidos?
- Ing. LUIS M. ARCE: Más del 60% son clientes repetitivos, y muchos de ellos se han acercado a nosotros por el “boca a boca” de otros clientes, para resolver sus problemas específicos.

- E.F.: ¿Cómo está organizada la empresa?
- Ing. LUIS M. ARCE: Tenemos un grupo interdisciplinario, cuyo slogan es: ”juntos pero no revueltos” y también hay una compañía de estructuras metálicas que trabaja con nosotros desde hace muchos años y un ingeniero nuestro calcula. Tenemos la panelería, la parte frigorífica, la de montaje y toda la coordinación de la obra, actividades que son  100% nuestras. De esta manera, podemos entregarle al cliente, si así lo desea, una obra llave en mano. No necesariamente tiene que ser así, hay gente que nos compra o la estructura o simplemente la panelería y nosotros le montamos.
Somos especialistas en aislaciones y si nos definimos como empresa, decimos que somos una compañía de ingeniería con capacidad de manufactura especializada.

- E.F.: ¿Con qué sectores trabajan?
- Ing. LUIS M. ARCE: El frío es un componente universal. Y ante la diversidad de la demanda que abarca múltiples sectores, nuestros productos son de concepción modular, tratamos de hacerlos lo más estándar que podemos por un problema de capacidad de oficina de ingeniería, pues de lo contrario no daríamos abasto. Hay que considerar que en el tema del frío no hay nichos, no sólo lo requieren las industrias alimentarias, existen cámaras para conservar pieles finas, para enfriar hormigón, para guardar medicinas para laboratorios y comidas en restaurantes; ¡hasta le hicimos al Servicio Meteorológico Nacional una cámara para guardar muestras de granizo! Muchas veces no nos limitamos al gabinete aislado sino que hacemos el proceso de lo que el cliente debe guardar adentro del mismo.

 

Página 1 - 2